h1

Libertad para hacer el gilipollas.

febrero 4, 2009

Subí al autobús, tan tranquilamente, y me senté en los últimos asientos, como buen observador que soy, y porque sabía que nadie iba a sentarme a mi vera para compartir mi excelente compañía. Nunca lo entenderé, la primera y única vez que ocurrió esto, fue de maravilla, pero eso es otra historia.

Tras situar mi trasero de la forma más cómoda imaginable por mi mente, me dispuse a leer. “Un mundo feliz”, yo y mis utopías, ¿qué le vamos a hacer? Al cabo de unos segundos pude comprender que nadie se sentaría a mi lado, pero sí detrás, delante, y a los lados. Y fueron los primeros, los de la retaguardia, los que me jorobaron. Mejor dicho, las, dos niñas flamencorras, cuyos móviles comenzaron a emitir un zumbido inestable e insoportable. <<Shu Mushikika>>, dirían ellas. Le dieron todo el volumen posible, y entonces yo, cuyo único objetivo, era estar tranquilo y leer, alcé mi voz.

-¿Podríais quitar eso?

-iiiih-contestó una fingiendo una onomatopeya en su propia lengua gutural.

-¿Y el tío este? Hago lo que quiero, soy libre, respétame-espetó la otra, como traduciendo.

Entonces yo cogí mi móvil, le di todo el volumen posible, me levanté, le puse el aparato cerca de ellas, bajo una mirada tipo “quécoño…”, y después, le di a “Reproducir”. Master of Puppets comenzó a sonar a una potencia mucho más alta que la suya.

-¿Pero qué cojones haces?

-¡Eh! Hago lo que quiero, soy libre, respétame. Gilipollas -les solté.

Captaron la indirecta. Su estruendo acabó, el mío también.

Me sentí y seguí con mi tarea. Las perras no volvieron a ladrar durante el resto del viaje.

Porque una cosa es tener libertad, y otra muy distinta es usarla para joder a los demás.

Si, sacar el dedo y comprar oro es a lo que aspiramos en esta vida...

Sí, sacar el dedo y comprar oro es a lo que aspiramos en esta vida...

Anuncios

11 comentarios

  1. Estimado señor
    Contraatacar la gilipollez con un clásico de Metallica y ganar la batalla es algo digno de toda mi admiración. A partir de ahora usted pasará a formar parte de mi galería de heroes anónimos.
    Siempre suyo
    Un completo gilipollas


  2. Casi todo es pura ficción, pero algo así ocurrió y me sirvió de ejemplo perfecto para una “teoría” que quería expresar: que el ser libre no quiere decir que podamos ser cabrones.
    Ah, y por su puesto, la gilipollez de estas chavalas es del grado de Sthepenie Meyer, mientras que el suyo es más de George R.R. Martin.


  3. lol, imaginaba que era ficción desde el momento en el que pones en boca de “la choni” (cani) las palabras “Hago lo que quiero, soy libre, respétame”.
    En realidad habría sido algo más como “¿y el tio este? a vé, que yo hago lo que me sale del pot**** a vé si te tengo que partí la cara o llamá al johny pa’ que te zurre ehs”.

    Sin embargo, habría sido grandioso que algo así pasara, y si yo hubiera estado en el bus ante una escena así habría aplaudido cual fan carpetera en un concierto de cualquier grupo para adolescentes.


  4. Tampoco quiero descalificarlas tanto. Hay algunas que son así, pero con esto vengo a referirme a las más lights, a las más heavys tengo que coger el movil y destrozarle el craneo para que sirva de algo, si no…
    Gracias por pasarte ^^


  5. Un mundo feliz es genial en esa linea si no has leido aun 1984 estas tardando es absolutamente brillante.


  6. Me quitó el sombrero ante usted, y especialmente por el tema elegido para salir de esa situación tan molesta, aunque tal vez “fuel” también hubiera quedado muy bien, saludos!


  7. Está muy bien el artículo y “Un mundo feliz” que junto a “1984” y “Fahrenheit 451” forman las tres antiutopías son muy interesantes. Uno/a no se las puede perder.
    Interesante blog


  8. Me he topado con tu espacio de casualidad. Bendita casualidad. Lo de las chicas éstas, no tiene desperdicio. Es que me las imagino totalmente.
    Un saludo


  9. MiesVan, Gracias por el consejo y tranquilo, ese libro pronto caerá en mis manos 😀

    Sebas, Da la casualidad de que ese tema no lo recuerdo muy bien, pero en cuanto termine de escribir este comentario, juro que se me olvidará buscarlo, pero algún día acabaré escuchandolo.

    Txell Sales, No puedo mentir, no he leído ninguno de los tres libros, pero sé que debo, como jodedor y anarquista, como inconformista, y como amante de la lectura.

    Carlos Felipe, que un futuro periodista haya llegado a mi blog ha sido casi un milagro, y que lo haya leído es obra de Dios, claro está. A ver si hay suerte y en un futuro yo también puedo ser periodista, o algo de eso…

    Muchas gracias a todos.


  10. Tienes un gran autocontrol, sin duda. Yo habría pasado de la ira al enfurruñamiento, y de ahí al asesinato.
    Pero siempre es bueno conocer nuevas maneras de no ir a la cárcel, gracias.


  11. *Aplausos*



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: