h1

Falsa Bondad

octubre 22, 2008

Quiero ver mi rostro sobre varias de vuestras páginas, sobre vuestros periódicos, revistas, y moviéndose mágicamente a través de la televisión. He inventado una canción, la dedico a los sordos. La dedico a ellos, en voz alta, orgulloso, siendo el número uno de los detallistas, pensando en mi buen hacer como un ejemplo para las generaciones futuras. Mi guitarra, extraño instrumento del que me considero maestro, mis palabras, olvidadas a posta sobre esas páginas en blanco creando arte si hablamos de modestia, han dejado ahí varios minutos de cariño que espero sea recompensando, pues mi sonrisa es blanca, pura, casi cristalina, como un río de nieve tras días de caminata ininterrumpida.
Me congratula saber que gracias a mi cientos de sociedades me señalarán con el dedo creyéndose importantes al haber sido aludida en mi estupenda e inigualable canción, con un ritmo de pop que habla de la discriminación y el amor. Cosa rara, lo sé, lo sé, no es necesario repetirlo, no son necesarios esos ramos de alcaloides, ni esa lluvia de flashes. Por favor, por favor, me halagáis de más, y no me lo merezco. ¡Eh! No te lo lleves, deja el oro que no pido en mi bolsillo repleto, por si acaso. Uno nunca sabe cuantas mansiones puede querer, ni cuanto yates… y cuanto más me de la SGAE por unos minutos de tan alta calidad… No lo digo yo, lo dicen todos aquellos chiquillos de diez a veinte años fascinados con mi magistral modo de componer. Son muchos, muchísimos, por lo tanto, será verdad.
Entro en mi limusina, pagada con el dinero bien invertido de aquellos que saben apreciar la buena música. Los flashes de las cámaras apenas me ciegan tras estos cristales profundamente tintados, nublándome del exterior. Cojo una copa de vidrio morado, me embriago el rostro con su perfume, y creo que todas mis acciones son dignas de mención. Alzo la mano, pues creo ser visto. Sonrío, me quito las gafas. Huyo en mi limusina, con mi guitarra, y mis millones de… sonrisas de oro macizo, contento, borracho, creyéndome el rey del mundo, dedicándole a tontos, una canción para los sordos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: